jueves, 10 de septiembre de 2009

LOS SUEÑOS, SUEÑOS SON...


ADIOS

Rota de nuevo tras un silencio que ahora no dice nada, el silencio del ayer murmuraba pasión, amor, unión, ahora todo se ha revertido yéndose hacia un oscuro abismo, el cual desconozco, porque no soy yo la que está cayendo, quien está cayendo es el olvido para así dejar atrás los recuerdos de lo mejor que hubo en una vida, ahora no se trata de mí, pero algo todavía me hiere al ser parte de él, sin yo serlo, al yo ser una cautiva, una cautiva más… ahora quiero que no me duela, y en verdad ya no me duele como lo era antes, ahora simplemente, reina el silencio tan insufrible como inquebrantable, más no a como estábamos acostumbrados a pasar, las horas, los días, las noches.

El aquí y el ahora es simplemente incómodo y lo es tanto que en mis entrañas se siente un dolor acongojado que me hace estremecer tal vez pensando lo mejor, porque creo que lo peor ya ha pasado y por eso estoy más tranquila.

La voz no está quebrada, se fue por la propia garganta desgarrando la carne y tragando sangre, mi misma sangre y duele, ahora no puedo hablar y sólo consumo frases secas sin ningún sentido pero sé que ahí deben de seguir.

Me destroza el ver las letras, los libros, las páginas escritas desde hace muchos años y ver que nunca llegaré de nuevo a dónde estaba, incluso a dónde nunca he estado, tengo miedo, angustia, y soledad, que son mis fieles acompañantes y sus hijos que me atormentan al paso del compás del reloj que va marcando mi tiempo sin dejarme un sólo segundo de paz.

Me es de repente tantas veces por momentos insoportable esta sensación que ya no quiero más, y muchas veces te he necesitado, pero ya no te necesitaré, yo me he alejado y aunque me hayas necesitado a tragos para beberme, aunque me hayas regalado lo mejor que he tenido que ha sido la felicidad, ahora veo que sólo fue por un momento y no quiero más de lo mismo, es innegable lo que siento por ti, pero como muchas cosas más te quedarás en dónde debes de estar, sin mi, ya no quiero que me construyas ese abismo en dónde podamos vivir para siempre cayendo en espirales, los cuentos, los viajes por el mundo, por nuestro mundo, todo eso ha quedado en ilusión, en un sueño, porque lo sabemos, así es nuestra vida, siempre lo ha sido… Onírica.

Y me despido de ti con estas palabras: Toda la Vida es Sueño y los Sueños, Sueños Son.

1 comentario:

  1. tuve un sueño que no recuerdo, pero que mi madre me escucho que balbuseaba, mientras dormia y yo decia lo siento; el sueño fue mas alla porque al despertar resulta ser que yo tenia mi pantalon manchado de sangre y esa sangre tenia la forma de una mano como si me hubiesen tocado, me tocaron con la mano embarrada de sangre, quisiera que me explique significa eso.

    ResponderEliminar