domingo, 6 de septiembre de 2009

SOÑAR NO CUESTA NADA PERO SIGNIFICA MUCHO



Por Aversa

Los sueños esconden mensajes ocultos que el hombre, en todos los tiempos, intentó develar, a veces sin éxito. Algunos apelaban a la creencia de que eran voces de los dioses; otros, más simples, sostienen que son una formación del inconsciente, un “producto” de la psiquis humana.

Así se pasa por pensadores y filósofos como Descartes y Pascal, quienes utilizaron los sueños como tema de sus reflexiones. O Friedrich Nietzsche, para quien los sueños no eran más que la interpretació n arbitraria por parte de la conciencia de las irritaciones nerviosas. Pero en 1900, y con la publicación de la Interpretació n de los sueños, de Sigmund Freud, todo cambió. Y luego irrumpe el psiquiatra suizo Carl Jung con su idea de que algunas imágenes oníricas derivan más de contenidos colectivos que de las expresiones personales de cada sujeto.

Cuando dormimos se originan en el organismo un serie de cambios producidos por el descanso y la relajación. Por eso es frecuente que se presenten al principio del sueño contracciones musculares en las extremidades o en todo el cuerpo. Aproximadamente a los 90 minutos, se advierten rápidos movimientos oculares que indican que estamos soñando.

La primera fase que atravesamos al descansar es la llamada del “sueño ligero”, en la que podemos percibir casi la totalidad de los estímulos auditivos y táctiles del lugar que nos rodea y comprende un 5% del tiempo total del sueño. Es probable que en esta fase se produzcan ensoñaciones cortas y muy vívidas. La segunda y tercera son las que dan lugar al bloqueo de la capacidad de percibir estímulos. En la fase II, el sistema nervioso bloquea las vías de acceso de la información sensorial a nivel del tálamo, lo que significa que se produce una especie de desconexión con nuestro entorno. El sueño comienza a ser parcialmente reparador y los músculos se relajan aún más. La fase III aparece unos veinte o treinta después de comenzar a dormir, supone un descanso mucho más profundo y es imprescindible para alcanzar un descanso óptimo.

En la cuarta fase es donde se encuentra mayor plenitud y profundidad. Es posible que empiecen a aparecer sueños, aunque no es lo más frecuente. En caso de que se presenten serán en forma de imágenes, figuras o simplemente luces, pero no en forma narrativa.

En la quinta aparecen los sueños en forma de narración. Es conocida como MOR (Movimiento Ocular Rápido) o REM, en inglés. Es cuando la actividad eléctrica cerebral es rápida, la frecuencia cardíaca y respiratoria suele ser irregular; y la actividad muscular, nula.

Freud sostenía que las fuentes de donde los sueños extraen su material para construir el contenido manifiesto son lo reciente y lo indiferente (restos diurnos, experiencias del día anterior que tal vez nos resultan secundarias en estado de vigilia); experiencias infantiles (impresiones de nuestra infancia que hemos olvidado en nuestra vida despierta); fuentes somáticas (por ejemplo, la sensación de frío puede evocar un paisaje nevado); y las fuentes comunes a todo el género humano (llamados típicos, como volar y la muerte de un ser querido).

Los significados
La mayoría de la gente recuerda sólo una parte de lo que sueña, lo cual se debe al mecanismo de defensa que aparece al despertar frente a los estímulos que pueden haber sido vivenciados en el sueño.
Pero se entiende que cada sueño tiene un significado:

Agua. El inconsciente nos está diciendo que deberíamos escuchar más atentamente la propia voz interior. También simboliza el regreso al útero materno, donde se encuentra paz y seguridad.

Baño. Una necesidad de purificarse, de absolverse de alguna culpa o de renovar la vida.

Beber. Indica deseos sexuales insatisfechos. También puede significar la necesidad de incorporar algo que está faltando a nivel afectivo.

Caída. Es una clara señal de que se debe tomar las riendas de alguna situación, aumentar la autoestima o buscar soluciones a conflictos existentes.
Desnudez. Estar desnudo en público expresa el estado de vulnerabilidad en el que nos hallamos. Puede indicar temor a ser vistos tal cual somos o que descubran nuestras verdaderas intenciones.

Dientes. Soñar que se caen los dientes es una demostración de la pérdida de energía. En los hombres, puede indicar miedo a la impotencia sexual.

Embarazo. Refleja que se están generando cambios importantes y trascendentales. Representa un renacer, la gestación de nuevos proyectos y la existencia de un gran caudal creativo.

Flores. Si se siente alegría, representan esperanza y desarrollo. Si están marchitas, significa que algo está llegando a su fin o puede ser una señal de enfermedad física.

Gato. Representació n típica de la feminidad. Como se lo asocia con el misterio, puede indicar que hay algo oscuro en nuestra vida que es necesario esclarecer. Los gatos pequeños simbolizan a los niños.

Sangre. El inconsciente revela una situación interior difícil, un sufrimiento intenso, pero aún desconocido por la conciencia. El color rojo alude a las pasiones y, a veces, al peligro.

Puertas. Simbolizan los pasos hacia cambios importantes u oportunidades que están próximas. Cuando están cerradas alude a las dificultades que tenemos para enfrentar nuevas situaciones.

Graciela E. Prepelitchi
Psicoterapeuta Humanista Integrativa

La libertad es como la vida, sólo la merece quien sabe conquistarla todos los días.
GOETHE


Tarot
Tarot del Amor
Videncia y Tarot
Tarot Telefonico
Tarotistas Espanolas
videncia tarot
Tarotistas
Tu Horoscopo Gratis
Mi futuro en el Amor
Tarot telefonico barato
Tarot Visa

No hay comentarios:

Publicar un comentario