domingo, 6 de septiembre de 2009

SIGNIFICADO DE LOS SUEÑOS


Significado de los sueños.

Estás entrando en un mundo misterioso y fascinante donde las reglas de la realidad no aplican. Esperamos poder ayudarte a encontrarle sentido a tus sueños y lograr una mejor comprensión de ellos. Aquí encontrarás herramientas que te permitirán encontrar la clave para descubrir e interpretar su significado.

Desde la antigüedad los sueños han sido considerados una forma de contacto con la divinidad y la mejor forma de vaticinar eventos futuros. Los sueños nos traen cada noche universos insólitos, personajes misteriosos, visiones infernales o angelicales, episodios maravillosos que no podríamos vivir despiertos.
Soñar es abrir una puerta de la mente. Todas las esperanzas, ambiciones, deseos, miedos, fantasmas, amigos, tiempos buenos y malos residen allí, son parte de la mente primitiva y constituyen una vía de acceso a realidades que están más allá del alcance de la lógica, han sido objeto de estudio a través de los siglos y forman una parte importante del psicoanálisis moderno.

Sabemos que tus sueños son únicos. Ninguna otra persona puede tener tus antecedentes, tus emociones, o tus experiencias. Cada sueño se conecta con su propia "realidad". Por lo tanto, al interpretarlos, es importante ponerlos en el contexto de tus experiencias y vida personal.

Recuerda que un sueño unifica al cuerpo, mente, y espíritu. Provee conocimientos sobre nosotros mismos y medios para la exploración de la propia personalidad. Si comprendes tus sueños, te habrás conocido y entendido un poco mejor y puedes llegar a conocer y mejorar aspectos de tu propia personalidad.

Los sueños parecen ser una manera por la cual el subconsciente considera, clasifica y procesa todos los problemas que se encuentran en la vida despierta. Muchas personas piensan que todo lo que se ha dicho sobre la mente y el psicoanálisis, relacionado con la interpretación de los sueños, son tonterías, pero no deberíamos caer en el error de pensar que se trata de una seudociencia. El trabajo de famosos psicoanalistas como Freud y Jung ha ayudado a miles de personas normales y sanas, por no mencionar los muchos casos de perturbaciones mentales graves. Sus hallazgos pueden ser aplicados de una forma sencilla a la propia experiencia de cada uno. Al igual que los médicos pueden tratar enfermedades físicas graves y enseñar al mundo en general las reglas básicas de la higiene personal o del hogar, también los psicólogos han enseñado a personas bien equilibradas, como pueden conocerse a sí mismas y llevar una vida más feliz.

Los sueños se constituyen de pensamientos del soñador. Es muy difícil, si no imposible, interpretarlos si no se conoce al soñante. Para reconocer el significado, es necesario conocer los "antecedentes" de la persona. Por esta misma razón, la mejor interpretación la puede dar el mismo soñante. El diccionario de símbolos en los sueños es sólo una guía para desarrollar esta labor.

Aprovecha esta oportunidad que te brinda tu subconsciente, descubre el sitio, investiga tus sueños, conoce personas con sueños similares, aprovecha las experiencias de los demás, compartiendo los tuyos propios.


Las pesadillas.
Las pesadillas son sueños perturbadores que hacen que el soñante al despertar se sienta ansioso y asustado. Las pesadillas pueden ser respuestas a situaciones y traumas reales. Este tipo de pesadillas se clasifica en una categoría especial denominada Pesadilla de tensión Post-traumática (PSN). Las pesadillas pueden también ocurrir porque hemos ignorado o rehusado a aceptar una situación particular de la vida. La investigación ha demostrado que la mayoría de la gente que tiene pesadillas regulares ha tenido una historia familiar con problemas psiquiátricos, experiencias con drogas, personas que han contemplado el suicidio, y/o han pasado relaciones tormentosas. Las pesadillas son un indicio de temores que deben ser reconocidos y confrontados. Es una manera en que nuestro subconsciente da un aviso. "¡Presta atención!"

Todos hemos tenido pesadillas en alguna ocasión de nuestras vidas. Las pesadillas son bastantes normales. Pero, ¿qué es exactamente una pesadilla y por qué las tenemos?

Las pesadillas son una subcategoría de los sueños. La diferencia estriba en su contenido emocional o atemorizador. A causa de su propia naturaleza, se tiende a recordar las pesadillas y sus detalles vívidos. Las pesadillas tienen un impacto más grande sobre la mente al despertar y sus imágenes pueden permanecer a lo largo del día.

Una de las razones de ocurrencia de las pesadillas puede ser que nuestro subconsciente quiere lograr nuestra atención sobre una situación o problema que se ha evitado. Es tiempo de enfrentar un problema o situación. Las pesadillas tienen un propósito importante en mostrar lo qué inquieta a la persona desde dentro de ella a niveles más profundos. Discutir, analizar, y comprender las pesadillas puede conducir a la solución de algún problema, conflicto interno o dificultad personal.


Causas de las pesadillas

La niñez y la Familia.
— Las pesadillas actuales pueden estar arraigadas en traumas y negligencias sufridos desde la niñez. Desde la carencia de amor, negligencia, alcoholismo, hasta el abuso severo, los miembros de la familia, en algunos casos pueden ser la influencia más destructiva sobre la vida de una persona. Las pesadillas pueden ser una señal de tal agitación interior.

La vida.
— La manera como la vida de la persona se desarrolla y la sociedad en su conjunto puede contribuir a las pesadillas. La percepción que se tenga del mundo, guerras, desastres naturales, crímenes y la incapacidad individual de controlar tales sucesos puede conducir a pesadillas.

Las relaciones.
— Las relaciones íntimas y las interacciones diarias con los demás pueden también ser una fuente de sus pesadillas. Una persona puede estar paranoica acerca de la impresión que causa en los demás, como lo ven las demás personas. Es posible que se tema que se tema ser incomprendido y vean como la persona realmente es. El aislamiento y la infelicidad pueden aparecer en pesadillas como abandono y soledad.

La tension.
— La manera en que se maneja la tensión puede provocar pesadillas. Las pesadillas son una respuesta normal a niveles inaceptables de temor y tensión. La gente diagnosticada con el Desorden de tensión Post-traumática frecuentemente tienen pesadillas sobre su acontecimiento traumático, como una guerra, violación, muerte de un ser querido, accidentes, terrorismo, etc.

El trabajo.
— Puesto que la mayoría de personas pasa la mayor parte del día en el trabajo, no es ninguna sorpresa que hechos conexos con el trabajo son una fuente común de pesadillas. El estrés, la seguridad en el trabajo (o la carencia de ella), los compañeros de trabajo, problemas no resueltos, o el descontento general con lo que se hace pueden manifestarse en una pesadilla. Las pesadillas pueden reflejar sentimientos de frustración e incapacidad de controlar las situaciones del trabajo. Las pesadillas de esta naturaleza pueden aparecer como la persona siendo atacada, perseguida, o estando fuera de control.

En general, tensión, traumas, temores, inseguridades, sentimientos de insuficiencia, problemas de salud, asuntos maritales, etc. pueden ser las razones para tener pesadillas.

Tener pesadillas es normal, pero tenerlas frecuentemente puede ser una señal de estar abrumado y bajo tensión. Las pesadillas pueden ser un recurso importante para el conocimiento de la personalidad y el descubrimiento emocional. Transmiten una ayuda y mensaje importante para aclarar los posibles conflictos en la vida. Es importante distanciarse del contenido emocional (temer, congoja, enfado, dolor, etc.) de la pesadilla y analizarla desde una perspectiva objetiva. Las emociones perturbadoras pueden ser una manera en que el subconsciente intenta impedir una excavación profunda en el significado de las pesadillas. Sin embargo, merece la pena intentarlo y tener un sentido de esos sueños más obscuros.


Sueños Proféticos.
Los sueños proféticos, conocidos también como sueños premonitorios, son los sueños que aparentemente pronostican el futuro. Una teoría racional para explicar este fenómeno es que nuestra mente es capaz de organizar en el subconsciente, información, observaciones y datos, que normalmente descuidamos o que no consideramos seriamente. En otras palabras, nuestra mente inconsciente sabe qué viene antes que nosotros conscientemente organicemos la misma información.

No hay vaticinio de mayor peso que el anunciado por un sueño. El despertar de cualquier persona -ya sea crédula total o escéptica irremediable- quedará marcado por imágenes de gloria, muerte, felicidad o desesperanza si algún suceso onírico así lo determinó. No son los sueños habituales, sino los que la Psicología y la Parapsicología (en una de sus extrañas coincidencias) denominan anómalos. Por su enigmática naturaleza, ofrecen al soñante información acerca del futuro inmediato de otras personas, lo que sucede en algún lugar distante o lo que habrá de ocurrir. Casi vulgarmente, se los conoce como sueños premonitorios. Si es cierto que cada sueño hay que interpretarlo de acuerdo con el soñador, como sostenía Jung, tras muchas discusiones se estableció que una imagen onírica premonitoria tiene puntos comunes al desentrañar su significado. Al menos en un altísimo porcentaje de los casos.

A diferencia de los sueños comunes, hay elementos determinados que tienen en los sueños premonitorios un significado concreto en más del 97 por ciento de los casos. Sin reconocerlo abiertamente, las investigaciones indican también que intervendrían en estos sueños los denominados fenómenos parapsicológicos. Cuando alguien duerme, recibe estímulos del cuerpo y del exterior. La suma de unos y otros induce a un estado de sensibilidad onírica que favorece la aparición inconsciente de sucesos extrasensoriales. El conocimiento cierto de un hecho futuro (precognición) intervendría entonces y, a la mañana siguiente o en días sucesivos, lo soñado efectivamente ocurriría.

Como recordar los sueños.
Es muy habitual escuchar a una persona decir, yo no sueño, hace mucho que no tengo sueños. Ese es un error, todas las noches tenemos varios periodos llamados en los que tenemos sueños.

El que recordemos o no el sueño en cuestión, depende de cuánto tiempo transcurra desde su finalización hasta el despertar. Lógicamente, si nos despertamos en medio del sueño, por la inquietud que nos produce, lo que normalmente llamamos pesadilla, o por el motivo que sea, nos acordaremos perfectamente del mismo y de todos sus detalles.

Aproximadamente debemos despertarnos entre cinco y diez minutos después de la finalización del sueño para recordarlo. Cuánto más tiempo transcurra, más difuminado y falto de detalles será el recuerdo que tengamos del mismo.

También es muy habitual, que el sueño nos despierte, no me gusta emplear la palabra pesadilla, en ese momento nos acordamos perfectamente de sus detalles, pero nos volvemos a dormir y cuando nos despertamos por la mañana, apenas nos acordamos de lo soñado.

Para evitar esto, es una buena costumbre disponer de un cuaderno y un bolígrafo en la mesilla, de tal modo que en cuanto nos despertemos, apuntemos los detalles del sueño y muy importante, las sensaciones que nos ha producido el sueño.

De este modo, iremos haciendo un pequeño diario de sueños, comprobaremos los posibles aspectos comunes en los sueños y la repetición de los mismos. No es igual que un mismo sueño se repita un par de veces en varios meses, a que se repita ese mismo par de veces con pocos dias de diferencia.

Para recordar los sueños por la mañana, la técnica es muy sencilla. Hay un estado puente entre la vigilia, en la que estamos perfectamente despiertos, y el sueño, es ese estado que llamamos en muchos sitios duerme vela. Estamos relajados, tranquilos, la respiración es muy sosegada y todavía no hemos perdido la consciencia, aunue el subconsciente está empezando a tomar posesión de nosotros.

Justo en ese momento es cuando debemos ordenarnos a nosotros mismos, es decir a nuestro subconsciente, y siempre de forma positiva "recordaré lo soñado". Nunca debemos transmitir un mensaje en negativo, es decir, del tipo "no olvidaré lo soñado".

Nuestro mensaje sólo será comprendido y ejecutado por el subconsciente si es claro, directo y positivo.

Con un poco de práctica ya veréis como conseguir recordar lo soñado por la mañana al despertar. Es importante que, al despertaros, lo hagáis relajadamente, con calma, sin movimientos bruscos ni rápidos y que con calma, recordeis el sueño y lo apuntéis después en el cuaderno.

Si disponeis de una grabadora, mejor, pues sin apenas moveros podréis relatar el sueño en todos sus detalles y de ese modo perder el menor recuerdo posible del mismo
.

4 comentarios:

  1. a veces sueño que estoy besando a ese chico ideal, pero siempre es catire y siempre es la misma sensacion al besar en cada sueño

    ResponderEliminar
  2. pues me paresen muy reales abeses yo ago algo que yo ya vivi me pregunto esto que esta pasando lo vivi ya

    ResponderEliminar
  3. los sueños son raros por que te preguntas unas cosas que ya pasaron como ases algo que ya as echo te preguntas esto yo ya lo e echo antes

    ResponderEliminar
  4. "Les recomiendo esta aplicación disponible en itunes, me ayudo a enteder perfectamente mis sueños". http://itunes.apple.com/es/app/significado-suenos-interpretacion/id367692292?mt=8

    ResponderEliminar